Actividades

  • Inicio
  • Actividades Dirigidas

Hatha Yoga. Yoga terapéutico

Hatha Yoga. Yoga terapéutico

DESCRIPCIÓN

El Yoga podríamos describirlo como aquella práctica tanto física, como mental y espiritual, surgida de la India 6.000 años atrás. Su objetivo, crear una fuerte unión cuerpo y espíritu. Con el paso del tiempo y de su práctica, el alumno/a conseguirá encontrar aquella sintonía perfecta entre movimiento y respiración, fusionándose estos últimos en uno solo.

 

Del Tantra nace el antiguo método de autoconocimiento llamado Yoga. La palabra Yoga viene del sánscrito "yug" (unión); indicándonos la necesidad de unir, religar todas nuestras energías, vitales y mentales, para poder enfocarlas en una única dirección.

 

En el Yoga terapéutico se trabaja desarrollando una práctica lo más personalizada posible, adecuada a la forma de ser de cada alumno y adaptada siempre a sus necesidades específicas (como por ejemplo la corrección de una escoliosis, o el cuidado de unas lumbares o hombros cargados…). Teniendo siempre todo esto en conde nos adentraremos en el rico camino del Yoga.

 

Desde la actitud que nos enseñan los Yama y Niyama (abstenciones y observancias) iremos calmando, relajando, desbloqueando, respirando, flexibilizando y tonificando… preparando nuestro cuerpo físico para poder alcanzar Âsana, la postura corporal correcta, que se convertirá de forma natural firme y confortable a la vez.

 

A partir de aquí continuaremos nuestro camino utilizando técnicas reguladoras de la respiración que nos ayudarán a canalizar nuestra energía vital y centrar nuestra mente, Prânayâmâ; que nos llevarán hacia la interiorización de los sentidos, Pratyâhâra; la concentración mental, Dhâranâ; la meditación, Dhyâna; y quién sabe si nos encontraremos con el Samâdhi, la contemplación o unión íntima con la Conciencia Pura.


BENEFICIOS

El Yoga resulta una terapia transformadora, pues consigue ocasionar cambios muy profundos y potentes en nuestra salud, tanto a nivel físico, como a nivel mental.

 

Los beneficios que aporta la práctica de esta magnífica terapia, son muy diversos y completos: por un lado fortalece los huesos mediante las distintas posturas y movimientos denominados assanes. Asimismo, facilita una mejor conciliación del sueño, que un descanso más reparador. Sin embargo, nos ayuda a trabajar una mejor capacidad pulmonar y mejora la flexibilidad, la movilidad articular y nuestra postura.

 

A nivel de bienestar mental, la práctica del Yoga nos ayuda a trabajar la mente, a hacerla más ágil y disponer de una gran variedad de herramientas para combatir el estrés, propiciando así al estado de relajación y tranquilo dad. Dicho de otra forma, practicar el Yoga fomentará un estado continuo de bienestar y placer, permitiendo centrarnos en el disfrute del presente.

 

“El objetivo principal del Yoga es la realización del yo – mismo, o la elevación del cuerpo y la mente hacia el alma” – B-K-S- Iyengar

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.